Entrevista a JOSÉ COMBLIN - Teólogo de la Liberación -

Radio Bío-Bío (11.DIC.2010)

“EN LA IGLESIA HAY QUE CAMBIARLO TODO.”

 

 

Nibaldo Mosciatti: Hace unos días la Iglesia, la Iglesia Católica chilena, pidió perdón. Sin ser muy explícita se refirió, por ejemplo, a los abusos sexuales perpetrados por sacerdotes contra menores. También, hace no mucho, salió publicado un libro que es una larga entrevista al Papa Benedicto XVI. Allí, por ejemplo, el Papa, entre otras, cosas aprobó en condiciones excepcionales el uso del condón. Y uno se pregunta si es que la Iglesia Católica se está modernizando o si son los acontecimientos del mundo la que la obligan a no eludir ciertos aspectos de la realidad. Y para mayor precisión, ¿de qué hablamos cuando hablamos de la Iglesia Católica? En realidad estamos hablando de la jerarquía de esa Iglesia. Porque dice la doctrina, la Iglesia es la comunidad de todos los fieles. Y muchas veces lo que dice la jerarquía no interpreta necesariamente a los fieles, porque ustedes saben que en la Iglesia no hay un sistema de representatividad democrático. Bueno, para hablar de Iglesia, de Iglesia Católica, hoy día hemos invitado a un personaje muy particular. Es un hombre de Iglesia, pero que habla con bastante libertad. Libertad incluso de la jerarquía. Se trata del sacerdote José Comblin. ¿Quién es él? Bueno, él es belga, se ordenó como presbítero el año 1950. Se doctoró en Teología en la Universidad de Lovaina. El año 1958 se instaló en la Universidad Católica de Campinas en Brasil. Desde 1962 a 1965 fue profesor de la facultad de Teología en la Universidad Católica de Santiago en nuestro país (Chile). Regresó a Brasil. Fue allí discípulo del obispo Helder Cámara. Fue expulsado de ese país el año 1972. Se le consideraba subversivo. Se instaló por lo tanto en Chile, en Talca, el año 1972 hasta 1980, colaborando por ejemplo con la Vicaría de la Solidaridad. Y de nuestro país el año 1980 fue expulsado por la dictadura militar. Bueno, como teólogo ha publicado numerosos artículos, libros. Ha colaborado también a las conferencias de obispos de Medellín, Puebla, Santo Domingo y Aparecida. O sea, José Comblin sabe de Obispos y sabe de Iglesia. De eso vamos a hablar con él. José, buenas tardes.

 

José Comblin: Muy bien, gracias.

 

Nibaldo Mosciatti: Gracias por concedernos esta entrevista. Y lo primero que le quería preguntar... Es todo el revuelo que se ha generado por esta entrevista al Papa Benedicto XVI. Su primera impresión, ¿Hay grandes novedades en esta

entrevista?

 

José Comblin: Bueno, parece que es como... un ensayo, una tentativa, ver como

serán las reacciones, pero...

 

Nibaldo Mosciatti: No hay nada nuevo doctrinalmente...

 

José Comblin: No he visto nada que fuera así tan novedoso.

Nibaldo Mosciatti: Y a su juicio, ¿la Iglesia Católica requiere cambios novedosos hoy día?

 

José Comblin: Ohh! Requiere tantos cambios que se piensa que son en 500 años. PORQUE HAY QUE CAMBIARLO TODO. Así. Todo el sistema jerárquico. La misión del Papa. La función de los obispos. La participación de todo el pueblo cristiano en una organización democrática. Los sacramentos todos tienen que cambiar. O sea, el cambio radical. Porque todo eso se construyó en la edad media. Y desde la edad media la situación cultural ha cambiado mucho. Lo que es más de la vida práctica de la Iglesia, del culto, de la doctrina. Todo eso se ha creado en la historia, no viene desde los orígenes de la Iglesia. No es lo que Jesús había pensado.

 

Nibaldo Mosciatti: Usted dice que la estructura de la Iglesia se construyó durante la historia, ¿y no es lo que Jesús quiso implementar?

 

José Comblin: No es lo que Jesús pensaba. Él no pensaba, no había definido ninguna forma de organización. Ninguna forma de culto. Ninguna forma de ministerio. Eso nada más. Ha enviado 12 misioneros para anunciar la buena nueva, pero no para organizar comunidades, para organizar, eso no... Un misionero itinerante que va anunciando la buena nueva y todo lo demás es construcción histórica. Entonces, todo lo que es construcción histórica puede ser desconstruido para reconstruir otra cosa.

 

Nibaldo Mosciatti: O sea, por lo tanto, podría no haber sacerdotes...

 

José Comblin: Ah... claro que Jesús nunca pensó en sacerdotes. Incluso la palabra sacerdote ya se ha abandonado del Concilio Vaticano II. Se dice presbítero. Para quitar la sacralización que justamente le han dado mucha importancia en la edad media, en la edad moderna, a la sacralización de los llamados sacerdotes. Ahora se dice presbítero para desacralizar un poco o quitar un poco ese aspecto de la doctrina antigua tan superada por las circunstancias, por la cultura actual.

 

Nibaldo Mosciatti: Y por lo tanto uno podría decir que los presbíteros si no son

algo de dogma, por así decirlo, que no es parte de la enseñanza a su juicio de Jesucristo. Podrían existir o no existir y, por lo tanto, podrían estar casados o no.

 

José Comblin: Ah… claro, claro. Incluso hay un escrito del Papa actual en el que piensa “el futuro” de la Iglesia. Y dice “el futuro” de la Iglesia será una multiplicidad de pequeñas comunidades. Entonces, todo lo grandioso va a desaparecer, va a caer. Pero pequeñas comunidades dirigidas por animadores, dirigentes que serán gente que hace su trabajo profesional, que tiene una vida normal, una vida casada, normal. Y podrá haber algunos dedicados a tiempo completo, entonces ahí puede ser también soltero. Eso es la visión que el Papa escribió.

Nibaldo Mosciatti: Pero quizás este arrepentido ahora...

 

José Comblin: A lo mejor... a lo mejor. Entonces cree que hoy día no conviene en la posición que ocupa, que no conviene repetir esas cosas. Pero eso claro que es a largo plazo. Pero que el porvenir va en esa dirección… Entonces, todo lo que recuerda la majestad del pastor, las grandes ceremonias, en fin todo lo que muestra la televisión, eso es tan arqueológico, es una cosa folclórica, una cosa del pasado que no significa nada para la nueva generación. No les dice nada. Porque la cultura ha cambiado tanto y está cambiando de tal manera que, bueno, esas cosas, que además, lo abandonan progresivamente. La participación de los católicos en todo el culto. El sacramento está disminuyendo rápidamente. Y en gran parte el éxito de los evangélicos viene justamente que han simplificado mucho. Y entonces, es más comprensible para la cultura popular actual.

 

Nibaldo Mosciatti: Justamente en relación con la última conferencia hay un texto de él donde habla, por ejemplo, porque hablábamos recién del Papa Benedicto XVI. El Papa Benedicto XVI es teólogo, pero usted tiene un texto donde dice que la teología puede ser peligrosa porque puede engendrar poder, capacidad de imponerse a otros, sentimiento de superioridad, cualificación para una promoción social. ¿No le gusta la teología a usted?

 

José Comblin: Bueno, yo lo veo como un peligro. Y entonces justamente no hay que darle una importancia predominante. Entonces, Jesús no ha hecho teología, no ha hecho doctrina, no ha hecho libros, no ha hecho discursos. O sea, enseñó por su vida. Y lo que importa hoy también es enseñar por la vida, por los actos, por los gestos. El evangelio no se transmite en forma de teología. La teología nunca ha hecho que alguien se hiciera cristiano, o sea, no convence, pero es un juego intelectual que el ser humano trata de raciocinar, de entender, de comprender, pero no es una cosa básica fundamental.

 

Nibaldo Mosciatti: O sea, ¿usted dice qué lo relevante no es lo que se cree sino que es lo que se hace?

 

José Comblin: Es decir, lo que se cree aparece en lo que se hace, no en lo que se dice. Siempre se dice cosa más bonita, pero después...

 

Nibaldo Mosciatti: O sea, lo importante es el testimonio de vida.

 

José Comblin: El testimonio de la vida. Eso es lo importante. Y eso es lo que expresa la fe. O sea, se puede ver la fe de una persona viendo que está haciendo. Puede ser ateo. Y se dice que la fe de Jesús es que en toda su vida se sacrificó al servicio de los pobres, al servicio de los demás. Eso es. Ahora que digan que Dios existe o no existe, es secundario. O sea, porque la fe verdadera se manifiesta en su acción. ¿Qué hace? Si hace lo que Dios quiere, que es justamente eso, el servicio a los pobres, a los menospreciados, a los marginados. Bueno, eso es la fe en Dios. Entonces, eso es lo central, lo importante. Ahora las elaboraciones teológicas, bueno, es una espontaneidad humana. Hay intelectuales que quieren reflexionar sobre lo que están haciendo y entonces lo van expresando. Y en la vida social, bueno, la comunicación de ideas. No es una necesidad, pero es una espontaneidad del ser humano. Pero no hay que dar tanta importancia a eso. Se dice que el teólogo más importante de la historia de la Iglesia Católica, santo Tomás de Aquino, que cuando estaba ya al final de la vida, pensando en todo lo que había pensado, escrito, sobre teología dijo... “Todo eso es paja, se puede quemar”.

 

Nibaldo Mosciatti: Ahora lo importante que dice usted es el testimonio, lo que se hace. Y a su juicio, la iglesia católica actualmente... ¿Lo está haciendo bien - no hablemos de teología? Hubo una época muy significativa de la Iglesia católica particularmente en América Latina donde la opción preferencial por los pobres fue muy evidente. ¿Ha cambiado eso? Yo tengo la percepción de que sí ha cambiado.

 

José Comblin: Ha cambiado...

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Por qué ha cambiado? ¿Cambió la iglesia? ¿Cambió la

jerarquía? ¿O cambió también la gente que se dice católica?

 

José Comblin: Un poco de todo, es decir, cambió la jerarquía. Eso es evidente. Desde Juan Pablo II escogió una serie de obispos que fueran administradores de su diócesis, pero no una voz en el mundo. O sea, no actuando como ciudadanos que tienen una palabra especial para decir un mensaje, para decir... sino como administradores del clero, del culto, de la enseñanza católica, en todo. Eso fue la herencia de Juan Pablo II claramente.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Y también dejó de verse a los pobres como el objeto

primordial del trabajo de la Iglesia?

 

José Comblin: Eso era lo que hizo la generación anterior. Entonces ahí, entre 1955 y 1980 hay otra generación de obispos. En Chile es más que evidente, pero en los demás países algo semejante. Y entonces vino una nueva generación nombrada por Juan Pablo II y eso radicalmente fue diferente. Es un elemento. Otro elemento, es el desprestigio de la Iglesia en la juventud. De tal modo que en la clase sacerdotal, o sea, las vocaciones, los que se presentan para ser sacerdotes, religiosos, son de un nivel intelectual inferior...

 

Nibaldo Mosciatti: O sea, la iglesia se ha ido empobreciendo...

 

José Comblin: Se ha ido empobreciendo porque no impresionó a los universitarios. Por ejemplo, en aquellos tiempos había bastante universitarios que habían estudiado ingeniería, abogacía y entraban en el sacerdocio, entraban en una orden religiosa. Eso ahora ya no sucede. Entonces, el nivel ha bajado. Y si se ve en los colegios el nivel… ¿cuáles son los alumnos que entran en un seminario? En aquel tiempo muchos eran los mejores estudiantes. Ahora no. Los mejores no, son de un nivel… Entonces eso hace que la teología no tengo la misma originalidad.

 

Nibaldo Mosciatti: Hablábamos recién de lo que usted señalaba, una cierta pérdida de la Iglesia católica o cambio de orientación por una nueva jerarquía, más conservadora, una pérdida en la calidad de quienes han ingresado al sacerdocio y a mí me gustaría saber si también no hubo un cambio de prioridades en la Iglesia católica, por ejemplo en América Latina. Hubo una época de comunidades de base, un trabajo muy con la gente y eso evidentemente se ha perdido. La pregunta es: ¿Por qué ocurrió eso más allá del cambio de jerarquía y si la Iglesia finalmente no se adaptó también a los tiempos y se convirtió en una Iglesia, por así decirlo neoliberal, que es la moda de estos tiempos?

 

José Comblin: Claro, se ha convertido en neoliberal.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Y puede la Iglesia Católica ser neoliberal entonces, en la demostración?

 

José Comblin: Entonces, ¿por qué? Porque ¿quién manda en Roma, quién orienta, cuáles son las fuerzas dominantes?

 

Nibaldo Mosciatti: Pero se supone, quienes están en Roma y orientan son los que han sido elegidos por el Espíritu Santo. Eso dice la Iglesia, ¿o no…?

 

José Comblin: Bueno, que a veces el Espíritu Santo quiere manifestarse, pero no quieren escucharlo, o sea, no está forzando.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿O no será que la Iglesia Católica es una Institución de personas, una institución terrenal y más allá de lo divino que puede ser muy cuestionable? Estamos hablando en el fondo de una organización humana que tiene directrices por así decirlas políticas que pueden cambiar, ser más de izquierda o más de derecha.

 

José Comblin: Si… de izquierda es difícil, pero en fin. Actualmente ¿quién hace los Papas? El Opus Dei. ¿Quién orienta toda la política? El Opus, los Legionarios de Cristo, los sodalicios, un montón de movimientos semejantes. Entonces, que son fanáticos, o sea, tienen una línea fija, inamovible, instransformable, son exigentes, rigurosos, toda la letra, todo el dogma, todo lo que está escrito rigurosamente y que practica un chantaje permanente, constante, para que los demás, intimidados, entren en la misma línea.

 

Nibaldo Mosciatti: Pero yo le digo… si la Iglesia Católica está por así decirlo bañada por la divinidad, mmm... Yo en eso no me quiero meter, digamos, pero para un católico si esa es la línea de la Iglesia Católica, ¿no será porque eso, para los creyentes, ¿es lo que Dios quiere?

 

José Comblin: No.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿No será que Dios quiere que efectivamente sea el Opus Dei quien marque el destino de la Iglesia?

 

José Comblin: Ah no… no… no… eso no. No. Es que toda la institución romana es una construcción histórica. Comienza con los emperadores. El derecho canónico es una copia fiel del derecho imperial, de Justiniano, del tiempo del Imperio Romano. O sea, es el enunciado de todos los poderes. Y entonces el pueblo está ahí para obedecer. Eso es imperial, eso vino de la estructura del Imperio Romano.

 

Nibaldo Mosciatti: Y la Iglesia es así.

 

José Comblin: Y la Iglesia es así.

 

Nibaldo Mosciatti: Y por lo tanto, esta estructura humana, terrenal, la Iglesia, ¿no es necesariamente lo que querría la divinidad?

 

José Comblin: No; es lo que quería el emperador romano. Y cuando el Papa, quiso ser él también emperador, en el segundo milenio, luchando contra el emperador germánico… entonces la estructura imperial fue creciendo, creciendo, creciendo. Al final de la vida a veces, el Papa Juan Pablo II dijo discretamente que el problema es el Papa. Entonces que lo central de todos los problemas de la Iglesia es la función que tiene el Papa, y que eso tiene que cambiar. Pero no tuvo ánimo, no tuvo coraje, no tuvo capacidad. Y también sabía que toda la corte, naturalmente, no iba a aceptar un cambio en esa función.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Y por qué sacerdote Comblin, por qué si los católicos o buena parte de los católicos no se sienten interpretados por la jerarquía, que sienten que es autoritaria, que es vertical, que impone. ¿Por qué no se rebelan? Cuando la historia dice que Jesucristo, en la imagen fue un rebelde. ¿Por qué los católicos no se rebelan entonces contra la jerarquía?

 

José Comblin: Bueno… ¿Por qué hoy día no se rebelan?… porque se van… salen.

 

Nibaldo Mosciatti: Dejan de ser católicos.

 

José Comblin: Dejan de ser católicos. O lo están así folclóricamente, de recuerdo, o sea, no tienen motivos para decir cuál es su religión. “Bueno, soy católico. Aunque no tenga absolutamente ninguna relación concreta.” Pero aún así en América Central la mitad de la población es evangélica. Y está esa tendencia. En Brasil se dice, que en 15 años más la mitad de la población será evangélica. Y, bueno en Chile también. Y en todos los países de América Latina, esa tendencia es visible, o sea, los católicos pasan para las Iglesias Evangélicas. Salvo en la clase alta, porque justamente ellos utilizan la Iglesia como instrumento de poder, entonces por eso no quieren cambiarlo. Quieren que haya fortalecimiento del Papa, de los obispos. ¿Por qué? Ah… eso les ayuda a ellos. Entonces un Gobierno en Chile nunca va a desprestigiar al episcopado o una cosa así, porque justamente les ayuda.

 

Nibaldo Mosciatti: Y cuando usted dice estas cosas, ¿qué le dicen los obispos a

usted? ¿No lo escuchan?

 

José Comblin: Yo creo que no me escuchan mucho.

 

Nibaldo Mosciatti: Pero usted ha escrito para ellos. Usted ha escrito para asambleas de obispos latinoamericanos que se reúnen.

 

José Comblin: Yo escribo. Ah… no, pero ahí hay alguna cosa que uno puede insinuar. En la Conferencia de Puebla fui el autor del texto que condena el régimen militar, la ideología militar. Entonces ahí empujando, insistiendo, entró, entró ese texto. Pero por lo demás en general es muy difícil tener influjo en las asambleas. Pero se puede. Ahora en aquel tiempo había otros obispos, otra generación. Actualmente quedan algunos, quedan algunos. Yo estoy en la1 diócesis en donde el obispo en el Estado de Bahía, en Brasil fue toda la vida un misionero itinerante, un franciscano pasando la vida de un pueblito a otro, durmiendo en la casa de los indígenas, durmiendo, comiendo, pasó su vida en eso. Cuando lo hicieron obispo, después el nuncio dijo que había sido un error, el peor error que había cometido haber nombrado a ese misionero obispo. Y continúa visitando a las comunidades. Y toda la gente se siente bien toda la gente del campo, la gente de las comunidades populares. Pero no hay muchos así. Hay, hay algunos. Yo me he preocupado siempre de encontrar algunos así, pero facilita la vida cuando hay alguien que piensa de la misma manera. Y entonces ahí es mejor.

 

Nibaldo Mosciatti: Le quería preguntar José. La Iglesia latinoamericana, la Iglesia chilena por ejemplo, fue defensora de los derechos humanos durante los regímenes militares, durante la dictadura militar chilena, pero en otros países fue similar. La pregunta que yo me hago… Hoy día, la Iglesia católica, ¿qué derechos debería defender? si es que hay derechos por defender. ¿Qué derechos, dónde debería poner el acento hoy día la Iglesia católica?

 

José Comblin: Ah… hoy día estamos en la dictadura de unas 300 empresas multinacionales que tienen el poder verdadero. Y los gobiernos tienen que mantenerse dentro de esta línea y controlan todos los medios de comunicación. Los medios de comunicación, todos; periódicos, televisión, radio. En Brasil está en manos de cuatro familias. Todo lo tienen concentrado. Un poder así, no se necesita más poder militar hoy en día.

 

Nibaldo Mosciatti: O sea, en el fondo la Iglesia católica hoy día debería estar por disolver esta concentración de poder.

 

José Comblin: Oponerse, disolver, denunciar, luchar, juntar fuerzas para disolver ese poder de todo el sistema financiero, todo el sistema industrial, todos los medios de comunicación, sobre todo, en primer lugar, los medios de comunicación que divulgan la ideología capitalista. Y los niños aprenden a ser capitalistas viendo todo lo que la televisión muestra, toda esa publicidad, toda esa idea de que la felicidad consiste en comprar más, comprar más, gastar más. Y entonces la navidad, ¿qué es la navidad, que significa navidad? Es la fiesta de los árboles. ¿Y la pascua? La pascua es la fiesta de los huevos, porque la televisión lo muestra constantemente. Y entonces eso se refiere todavía a creer cosas cristianas… no. Navidad no tiene nada que ver con el cristianismo, y la pascua no tiene nada que ver con el cristianismo. Para los niños que son formados por la televisión, es evidente que es así. Y entonces hay un poder que enseña una ideología con mucha fuerza, y todo en manos de algunos, de tal modo que ninguna crítica es posible porque controlan todo, disponen de todo. Y… un jesuita que fue doctor de la doctrina social de la Iglesia, al final de la vida, escribió un libro sobre los silencios de la doctrina social de la Iglesia, ¿por qué no hablan de eso? ¿Por qué no movilizan la opinión pública concentrando en eso? Ahora ya no hay Pinochet, pero lo que hay es peor que Pinochet. O sea, ese grupo de grandes fuerzas financieras que imponen todo y cuanta gente matan.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Pero no será que para la Iglesia católica, el capitalismo se ha convertido en algo conveniente?

 

José Comblin: Ah… bueno eso claro con el poder que tiene el Opus, el poder que tienen los Legionarios de Cristo, claro que eso son súper capitalistas, naturalmente. El libro “Camino”, del Opus. Cuando uno ve eso se dice… es el manual del perfecto capitalismo. Es toda la ideología del sistema capitalista, el individualismo radical, completo. Entonces, el poder, la voluntad de poder, de ser el primero, de ser el mejor. Es la ideología capitalista es el manual perfecto.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Y la iglesia no puede cambiar, cómo podría cambiar la Iglesia?

 

José Comblin: ¿Cómo puede cambiarla el Opus?

 

Nibaldo Mosciatti: Si la jerarquía, dice usted, está dominada por estas fuerzas, ¿quién va a cambiar esto? Porque los fieles no eligen a los obispos.

 

José Comblin: Así que todo poder al final crea escándalos y llega un momento…

Los Legionarios de Cristo ya están golpeados…

 

Nibaldo Mosciatti: Con los abusos sexuales del padre Maciel.

 

José Comblin: Allí del padre Maciel que juntó todos los pecados.

Nibaldo Mosciatti: ¿O sea usted cree que van a ser los escándalos los que van a provocar los cambios en la Iglesia?

 

José Comblin: Los que van a provocar la destrucción de ese poder. Todos los poderes en un momento dado se encuentran tan inhumanos, tan escandalosos y aparece todo lo que ocultan. Están ocultando y viene un momento en que aparece lo que son.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿O sea usted cree que la actual jerarquía católica tiene cosas que no aparecen, que van a aparecer, que van a ser escandalosas y que van a provocar su caída?

 

José Comblin: No… creo que la jerarquía no manda, los que mandan es el Opus, son los Legionarios de Cristo, es el poder oculto. Eso es lo que manda. Los obispos obedecen. O sea, los obispos no mandan nunca, obedecen y escuchan que es lo que viene de Roma. Y entonces transmiten lo que viene de Roma, pero no mandan. O sea, aplican lo que tienen que hacer.

 

Nibaldo Mosciatti: Y para terminar. ¿Qué es lo que sería a su juicio “un buen

católico”? ¿Qué es ser buen católico?

 

José Comblin: Ahh… buen católico… Primero, tendría que ser más bien pobre. Porque hay gente que con fortuna de hecho lo da, lo distribuye, lo pone al servicio de los demás, pero no son muchos. Y en América Latina no son muchos los que tienen fortuna y lo distribuyen. No es muy frecuente. Y después que dedica su tiempo disponible a ayudar, encontrar donde puede colocar su capacidad al servicio de los que necesitan. Entonces como hay gente que lo hace. Hay médicos que dedican mucho tiempo para los enfermos abandonados. Hay abogados que defienden las causas perdidas o las causas de los pobres. Y entonces que colocan sus capacidades al servicio de los que más necesitan. Eso hay, eso hay.

 

Nibaldo Mosciatti: ¿Y esos son los buenos católicos?

 

José Comblin: Esos son los católicos. Bueno, lo importante no es ser buen católico, es ser buen cristiano.

 

Nibaldo Mosciatti: O simplemente buena persona…

 

José Comblin: Puede ser… incluso puede ser buena persona... claro…

 

Nibaldo Mosciatti: Los valores no están necesariamente asociados a la religión.

 

José Comblin: Claro. El pueblo de Dios está hecho de católicos, de evangélicos, de musulmanes, de todo. Entonces no hay frontera. Jesús vino justamente para suprimir las fronteras que los judíos tenían muy fuertes en aquel tiempo. Uno no podía conversar con un no judío. Todavía existe eso en el catolicismo tradicional. Con un evangélico, no se habla. Con un comunista, no se habla. Entonces todavía eso es un reflejo espontáneo. Y Jesús vino justamente para decir… “no, hay que escoger primero conversar con los comunistas, primero conversar con los evangélicos”, primero mantenerse. Yo tengo más audiencia en la Iglesia Bautista, por ejemplo, que en la Iglesia Católica. Entonces, porque bueno, son gente como nosotros. Y hay tanta gente tan buena, tan dedicados, tan cristianos. Y los hay entre los comunistas. Entonces, tanta gente dedicada a los más abandonados y a todos. Bueno, todo eso es la Iglesia.

 

Nibaldo Mosciatti: Todo eso es la iglesia. Sacerdote José Comblin queremos agradecerle esta entrevista en el día de hoy. Gracias por haber conversado con

nosotros. Gracias por esta entrevista y muy buenas tardes.

 

José Comblin: Está bien.

 

Editor: Enrique A. Orellana

Transcriptores: Enrique A. Orellana M. y Leyla Reyes Z.

Entrevista a José Comblin en Radio Bío-Bío, por Nibaldo Mosciatti (11.12.10) Santiago-Chile.

 

Cuadernos Opción Por Los Pobres - Chile

Movimiento Teología para la Liberación – Chile

Correo: Este endereço de email está sendo protegido de spambots. Você precisa do JavaScript ativado para vê-lo.

Rosas 2090 – D. Santiago. Chile

 

JESUS FUE AYER EN EL TEMPLO Y AHORA: “UN INDIGNADO”

LA TEOLOGÌA DE LA LIBERACIÒN NACIO ESCUCHANDO EL GRITO DEL OPRIMIDO

SI TU NO LE HACES “LÏOS “ A LOS ABUSADORES ¿¡ ENTONCES QUIÉN ¡?

 

 

 

 

 

.